RUIBARBO CHEESECAKE

Cuando uno tiene un blog de cocina, se da por hecho que sabes mucho y que conoces todos los alimentos del mundo mundial. Tengo la suerte de vivir en Madrid, donde puedo encontrar con facilidad alimentos de cualquier región española y como resultado de la cantidad de grupos inmigrantes, la gran fortuna de traer alimentos asiáticos, latinoamericanos, europeos…a las calles de Madrid. Por lo que sabía que tarde o temprano tenía que probar el Ruibarbo. El año pasado no llegué a tiempo a la temporada, pero este año lo encargué y en dos días mi frutero me lo trajo sin problema. 
El Ruibarbo es una hortaliza que es considerada fruta en muchísimos sitios, es comestible el tallo rojizo y su sabor un tanto ácido mezclado en postres es una delicia. Un auténtico descubrimiento para mi. 


INGREDIENTES:
RUIBARBO
-6 tallos de ruibarbo(unos 600g)
-150g de azúcar
-100 ml de agua
-1 naranja
-4 semillas cardamomo
-6 hojas de gelatina

MASA DE GALLETA:
-100g galletas tipo digestive
-40g mantequilla derretida

RELLENO QUESO:
-200g queso mascarpone
-250g queso crema
-50g de azúcar
-1 huevo
-1 cucharada de harina


Empezamos preparando la base de la cheesecake, machacamos las galletas en un robot de cocina, o dentro de una bolsa de plástico le pasamos el rodillo por encima para tener consistencia arenosa. Le añadimos la mantequilla derretida y mezclamos bien. Ponemos la mezcla sobre la base de un molde forrado con papel vegetal y aplastamos bien para que quede todo bien repartido. Metemos en la nevera a enfriar unos 30 minutos y mientras preparamos el ruibarbo.
Lavamos y cortamos los tallos en trozos de unos 3 cm y los ponemos en un cazo con 150 g de azúcar, 100 ml de agua, el zumo de una naranja y 4 o 5 semillas de cardamomo. Lo cocemos a fuego medio unos 15 minutos, porque si no el ruibarbo enseguida se deshace, y aunque yo luego lo trituré para hacer la gelatina, guardé trozos enteros para dentro de la cheesecake.
Hacemos la mezcla de queso. En un bol juntamos los quesos con el azúcar hasta tener todo incorporado, añadimos el huevo y la harina y preparamos la tarta.
Precalentamos el horno a 170 grados. Sacamos de la nevera el molde de la tarta y colocamos unos cuantos trozos de ruibarbo repartidos por la masa de galleta. Guardamos otros pocos trozos para luego decorar la gelatina encima de la tarta. Horneamos unos 60 minutos a 160 grados y dejamos enfriar dentro del horno. 
Ahora preparamos la gelatina de ruibarbo. Con el ruibarbo que teníamos en el cazo(no los trocitos) lo pasamos por la batidora y medimos medio litro del puré de ruibarbo. Lo volvemos al cazo para calentarlo a fuego muy bajito. Ponemos las hojas de gelatina con agua fría para hidratarlas unos 3 minutos (según fabricante) y luego las escurrimos y añadimos al puré hasta que se disuelva. Colocamos los trozos de ruibarbo sobre la tarta de queso y vertemos la mezcla  de gelatina encima y dejamos que cuaje en la nevera unas 6 horas o mejor de un día para otro.
Y a degustarla enterita, que os lo merecéis tras hacer la receta, porque yo lo valgo!


Mi recomendación musical de hoy es para una de mis miles de canciones favoritas de Stevie Wonder, Lately. Ver video

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *