FRITTATA DE ROQUEFORT CON PLATANO

Voy intentando coger el ritmo semanal del blog, que me está costando horrores sacar tiempo tras las vacaciones, eso de “no me da la vida”, que nos pasa a las mujeres-madres-trabajadoras hoy en día. Pienso muchas veces cómo lo hacían nuestras madres, pero claro, no tenían redes sociales para quejarse como nosotras ahora, se quejarían en privado, digo yo!!
Os traigo una receta que me encanta y hago sin exagerar desde hace 15 años! vale, no lo tenía que haber pensado, no es que tenga muchos años, es que cocino desde muy pequeña!!! 
La primera vez que vi una receta de frittata era una veinteañera y me parecía una receta fácil para cualquier fiesta con amig@s y que seguro triunfaría. Bastaba con hacer una especie de tortilla francesa añadiendo al batido de huevos queso parmesano, elegir ingredientes que casaran bien entre ellos para el relleno y que en vez de voltear se termina en el horno.
Facil ¿no? Pues si. Una frittata es una tortilla italiana en un principio para cocina de aprovechamiento con verduras que sobran, pero puedes usar los ingredientes que quieras, bates los huevos con parmesano, la cuajas y la terminas en el horno.
Esta frittata de roquefort con platano me la invente una de esas veces que te salen así las cosas y es que la mezcla de roquefort y plátano es buenísima. No dejéis de probarla.

INGREDIENTES (dos personas)
-3 huevos L
-2 cucharadas de queso parmesano rallado
-50 g de roquefort
-2 platanos pequeños o 1 grande
-sal y pimienta


Precalentamos el horno a 180 grados. En un bol batimos los huevos con sal, pimienta y el parmesano. Cortamos el platano en rodajas de medio centímetro. Calentamos una sartén pequeña con una cucharada de aceite, añadimos los huevos y cuando empiecen a cuajarse incorporamos las rodajas de plátano y el roquefort desmenuzado. En dos minutos la frittata estará cocinada por debajo, es el momento de coger la satén y meterla en el horno hasta que cuaje la parte de arriba, unos cinco minutos dependiendo del horno. 
No la dejéis demasiado que se puede quedar muy seca, mejor que quede poco hecha pero jugosa. Sacamos y a disfrutar.

La frittata podéis tomarla caliente recién hecha, pero fría cortada en cuadrados de aperitivo es ideal para una merienda, un bruch o lo que os apetezca.
Ni que decir, que se me olvidada, que la satén que utilizamos tiene que ser apta para horno, con mango que aguante el calor, que luego se me olvidan estos detalles y mis amigas menos cocinillas me piden explicaciones je,je. 


Mi recomendación musical de hoy solo la pueden entender fans de Friends. Un video sorprendente de Taylos Swift con Phoebe cantando Smelly Cat. Ver video

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Vaya, vaya, platano y roquefort? ni me lo imagino, de verdad que no se me ocurre, no por nada no tengo pasión por el plátano y no suelo usarlo pero debo decir que esto me intriga y mucho, aún recuerdo la primera vez que hice frittata y lo dije en casa, me miraron con buena cara pero me dijeron, esto es tortilla de toda la vida, ea! no quise explicar más, ahora con ésta maravilla se quedarían pasmaos, jajjaja, buenísima entrada guapa. Besos

  • Jajaja..sabes que pasa Monie??? que nuestras madres no tenían redes y eso ayuda a no perder el tiempo a veces!! 😉 porque hay que reconocer que aunque molan mucho, tambien a veces se nos van (al menos a mi) las horas horas tonteando jajaja 😉
    Esta combinación de roquefort y platano es sorprendente..pero me intriga mucho 🙂 la haré un dia sin duda y te cuento!!!
    Poco a poco vamos cogiendo el ritmo..no te agobies 🙂
    miles de cariños preciosa!!!!!!

  • Vi el título de tu entrada y al ver la receta completa me encanta, esa combinación me la llevo, me recuerda el plátano asado con queso y dulce de guayaba que en Colombia le decimos bocadillo. Que rica frittata.
    saludos!

  • Bueno, esta receta otra que tenía guardada. NO ME LA PIERDO. O sea, no. Esto tiene que estar de muerte. Estoy por decirte que me la hago hoy pero no sé si esperar a tener los panes y así acompaño con ellos. Porque todo lo demás lo tengo ahora mismo al alcance…. Me mola muchísimo! Sabes que mi marido cuando le conocí me contó que una cosa rara que a él le gustaba comer era tortilla de plátano. En plan tortilla francesa pero con plátano por dentro. Y me pareció un raro. Pero es verdad que está rica aunque para mí le falta un puntito de rockandroll que va a ser el parmesano y el roquefort!!!! lo has clavao.
    Grande.
    Más besos